sábado, 8 de junio de 2019

Me regocijo profundamente


Me regocijo profundamente
porque ya no tengo pelo para despeinarme.
Lo mismo ocurre
con todos los recuerdos perdidos para siempre.
He aprendido a no echarlos de menos jamás.
Probablemente estén aún dormidos
en las profundidades de mi memoria
y quizá a veces regresen
en el torbellino de los sueños
tocando la canción de la melancolía
como si no quisieran morir.
Pero ya no me tientan
y es agradable su ausencia.

Me he convertido en un calvo feliz
instalado en el presente
como quien va a participar en una fiesta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario