viernes, 16 de diciembre de 2011

Belleza triste


Invierno.
Un día frío de lluvia.
Tras las ventanas,
el parque:
cipreses, arces,
chopos, olmos
y árboles del amor,
ya sin hojas,
paseos solitarios,
húmedos bancos
y una fuente
con cuatro surtidores.
Triste belleza
que inunda el alma
y me empuja
delicadamente
hacia la plenitud.

6 comentarios:

  1. Me atraen el ritmo y la melodía de este poema. Creo que en efecto, "me empuja delicadamente hacia la plenitud". Gracias, Juan

    ResponderEliminar
  2. Sí, estimado Juan: en la tristeza puede hallarse belleza, plenitud, calma...
    El poema me brinda serenidad. Abrazo cordial antes de concluir este 2011.

    ResponderEliminar
  3. He vuelto a leer tu poema; me ha vuelto a seducir y a inspirar.
    Aprovecho para agradecerte tus comentarios y tus sonrisas. ¿Sabías que me he vuelto coleccionista? Sí, colecciono sonrisas de Juan. ¡Y ya tengo varias!
    Cariños

    ResponderEliminar
  4. Gracias Anama, eres un sol.

    Aquí de mando otra gran y lumisosa sonrisa.

    ResponderEliminar
  5. Miro los árboles que tengo delante del balcón y el parque cruzando la calle. Veo cómo el otoño despoja de verdevida el paisaje y torna en ocre la visión.
    Aún así encuentro belleza en esta melancolía de primaveras.
    Un abrazo enorme!

    ResponderEliminar