lunes, 3 de octubre de 2016

He conocido la impaciencia


He conocido la impaciencia.
La he visto venir volando
deslizándose a toda velocidad
por el cielo sin nubes.
Me he tenido que apartar
para que no me atropelle.
Pensé que reduciría la velocidad
en el último momento.
Pero no,
ha pasado como una ráfaga de ametralladora
y ni se ha detenido.
Casi me lleva por delante.

Yo me he puesto nervioso
y he estallado en un arrebato de ira.
Me he puesto como un animal salvaje
sin que yo mismo sepa
cómo ha ocurrido semejante transformación.
No me lo explico.
No sabía que la impaciencia
podía ser algo tan perturbador.
Menos mal que ha durado poco.

La impaciencia ha desaparecido
y yo ahora tengo que disculparme
por su culpa.
Espero que se pierda
en el maldito infierno
y que no vuelva.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada