sábado, 2 de enero de 2016

El día menos pensado


El día menos pensado
tiene afición a los deleites
es adicto a los despilfarros
busca el azar con furor
irrumpe en las perplejidades
abre las compuertas de la imaginación
para ver lo que ocurre
le encanta jugar a lo imprevisto.

El día menos pensado
aspira a un destino
algo distinto a la mediocridad
anhela el heroísmo
decir la verdad
que aguarda agazapada
para hacer trizas al timorato
y al impostor.

El día menos pensado
tiene rango de insumiso
desmantela condescendencias
desdeña lastres de la sociedad
reniega de las mentiras
libera a los cautivos del poder
pretende seducirnos
con proclamas a la desobediencia.

El día menos pensado
no teme las controversias
ni las consecuencias implacables
con sus tentáculos de miedo y oprobio
no acepta el tedio
de los biempensantes y los virtuosos
que se pasan la vida
asomados a la ventana de la desidia.

El día menos pensado
escribe pintadas
en las paredes de la vida
animando a los que callan
porque sabe
que todo es permutable
que todo es permisible
contra el desánimo.

El día menos pensado
por fin descubre
que es él
es decir tú
es decir yo
el protagonista de mi felicidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada