sábado, 9 de enero de 2016

La conciencia del ego


Ahora veo
cada vez más y más
tus sueños de grandeza.
Pero los dos sabemos
que todo lo que soñamos
no puede hacerse realidad.
Tú estás ahí fuera
muy ocupado
intentando por todos los medios
dar gusto a los otros
y yo estoy aquí dentro
sentado en el vacío
sin afán de ser nada
sin otra cosa que hacer
que ser yo mismo.
Pero tú eres diferente.
Lo sé.
Vives distraído de ti
por buenas razones
necesitas ser reconocido.
Así ¿cómo vas
a encontrar tu camino?
Es imposible hacerlo
arrojado de ti mismo
ausente de ti.
¿Puedes poner la mano en tu corazón
y decir sinceramente
no deseo nada?
Es así de sencillo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada