sábado, 19 de noviembre de 2016

Transformación


El bebé se ha transformado.
Ya no solo observa
con la mirada fija
los misterios de la vida cotidiana.
Se ha hecho tan grande
que necesita jugar
y reírse a carcajadas,
parlotea sin saber lo que dice
y mueve las piernas
como si estuviera preparándose para andar.
Calcula la distancia
cada vez mejor
y agarra firmemente con las manos
lo que le interesa.

El bebé se ha transformado.
Como tiene que ser.
Y me hace tan feliz
verlo crecer
y descifrar los enigmas de la vida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada