domingo, 25 de agosto de 2013

Musa


A ella le gusta ser su musa.
Su corazón se siente tocado
por el embrujo de la poesía.
Él canta con voz cautivadora
para que ella no se preocupe tanto
por los obstáculos que los separan.
El amor es una fiesta
a la que no está invitada la sensatez.
Él quiere que se sienta
una bellísima musa.
En el pecho de ella
despierta poco a poco
una poética pasión.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada