sábado, 23 de julio de 2016

Cada bebé es un mundo


Cada bebé es un mundo.
Los hay que se despiertan en la oscuridad
y escuchan en calma
sintiendo la proximidad de sus padres.
Cuando tienen hambre
lloran con un llanto dulce
sin sentimiento
que se apaga rápido
cuando su madre acude
y lo toma en brazos.

Cada bebé es un mundo.
No todos son exigentes
ni es difícil acostumbrarse
a sus necesidades
ni conseguir que se sientan confortables.
Se instalan cómodamente en tu vida
y lo llenan todo
de la más pura felicidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada