lunes, 29 de junio de 2015

El pequeño reptil del amor


El pequeño reptil del amor
se esconde si te acercas demasiado.
Sin embargo, vuelve a salir sin recelo
y se pone de nuevo al sol.
El pequeño reptil del amor
descansa tranquilamente sobre una piedra,
observa confiado a la persona
que alarga la mano
tratando de cogerlo
y al instante siguiente ha desaparecido.
El pequeño reptil del amor
siempre sale de nuevo
a una distancia prudencial
y vuelve a quedarse quieto bajo el sol.

Inesperadamente, un día cualquiera,
lo tienes en la mano,
extrañamente frágil.
Le acaricias la piel rugosa
apretando con mucho cuidado
para no hacerle daño
mientras cautelosamente evitas
que pueda volverse a escapar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada