miércoles, 3 de agosto de 2016

Árbol familiar


Hijo mío, estos son tus abuelos
y tus bisabuelos y tus tatarabuelos
y todos tus antepasados
generación tras generación
llenando las ramas
de nuestro gran árbol familiar.
Imagínate, si uno solo de ellos
no hubiese existido
ni tú ni yo estaríamos aquí.
Cada uno de ellos creó
y fue trasmitiendo la vida
y al final de esta larga cadena
estás tú.

Sí, hijo mío, así fluye la vida
que te ha sido entregada.
Goza de sus favores,
ponte a su servicio
y agradécela con una reverencia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada