miércoles, 31 de agosto de 2016

Mundo interior


Mi mundo interior
está frente a mí,
a un solo paso.
Me demoro en el umbral
sintiendo las ganas de entrar
y descubrir lo que se esconde
en sus ocultos prados.
Avanzo lentamente
más y más adentro.
Me salen al paso
muchos recuerdos del pasado.
De vez en cuando
cruje bajo mis pies
alguna angustia de la infancia.
Encuentro abundantes ilusiones
y sueños de juventud.
Sigo adelante.
Aparece la madurez
envuelta en represiones
y normas de conducta.
Se me hace difícil respirar.

Finalmente, bien adentro
encuentro el vacío.
Me siento un poco tenso
pero el vacío se alegra de verme.
Es como un inmenso
agujero de mí mismo.
Tomo impulso y salto.
Mis pensamientos huyen.
Me oigo respirar.
Dejo atrás las exigencias,
las expectativas, los miedos.
Siento la necesidad de transformación,
de comenzar de nuevo
y renazco
a una nueva realidad
más tranquila
y menos complicada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada