viernes, 26 de agosto de 2016

El sueño de un hogar feliz


El sueño de un hogar feliz
se dirige a mí
y me pone un bebé en brazos
con sus ojos grandes y luminosos
que se abren hacia el mundo.
Trae también una mujer,
una compañera de secreta sabiduría
que hace grande lo pequeño,
con una vida propia
sin falsas dependencias.

El sueño de un hogar feliz
no me trae un milagro
sino una pregunta:
¿es esto lo que quiero,
abandonar lo superfluo
renunciar a satisfacer mis caprichos
aceptar mi responsabilidad?

El sueño de un hogar feliz
ya ha estado antes aquí,
corro el peligro de la repetición.
Comprendo que soy un ser humano
en busca de aventuras
pero ya ha llegado el momento
de no querer siempre otra cosa.
Y firmemente agarro la mano
del sueño de un hogar feliz.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada