domingo, 7 de agosto de 2016

El que duerme en su cuna


El que duerme en su cuna
te tienta para que te acerques
y le mires.
Está hecho para conseguir tu atención,
para cautivarte.
Ese es su secreto.
Su sola imagen te ata.
Lo ves ante ti
y es suficiente para que sonrías.
Está bien pensado sin duda.
No es de extrañar
que capte tu mirada
que te absorba.
No hay nada que llame
más poderosamente la atención
que un bebé
dormido en su cuna.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada