martes, 24 de septiembre de 2013

Embriaguez


El vino de tus palabras me embriaga.
Qué dulce es conversar contigo.
Tu rostro y tu cuerpo son hermosos
pero lo que me exalta
es la luz de tu interior.
Veo lo que me muestras,
los colores de tu alma,
y todo lo que está dentro de ti
me embriaga de alegría.
El cielo y la tierra se han iluminado.
Se ha abierto la puerta de la felicidad.
Es tiempo de disfrutar
de la embriaguez del amor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada