lunes, 12 de septiembre de 2016

En cada ser humano hay un enigma


En cada ser humano hay un enigma
a medias presentido
que espera hacerse consciente.
Con la experiencia de la niñez
construimos una máscara,
desplegamos una identidad
siguiendo guiones familiares
trasmitidos por constelaciones generacionales.
Acomodándonos a la sociedad
actuamos automáticamente,
a la defensiva ante la moral o el castigo.
Intercambiamos nuestra confusión con los demás
esperando encontrar la felicidad
en la unión amorosa, o lo que es peor,
lanzamos desenfrenadamente nuestro cuerpo al sexo
como organismos biológicos
y esperamos llenar el vacío
olvidándonos de lo esencial:
quiénes somos,
dónde nos buscamos a nosotros mismos,
dónde está la puerta de la consciencia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada