miércoles, 9 de septiembre de 2015

Reinvento las palabras


Las palabras no significan: son.
Pienso, por ejemplo
en la palabra poesía.
Es una palabra que está en el idioma
desde el principio.
No cambia, no se gasta.
Imposible ignorarla.
No podemos imaginar
un mundo sin poesía,
leamos o no leamos poesía.
Si alguna vez no existiera
el mundo perdería su razón de ser.

Pero algo ocurre
cuando tomo una palabra
como poesía,
que no me pertenece,
(las palabras no son de nadie)
se me llena la boca de poesía
y escucho como suena
al arrojarla al viento
para que recomience,
incomprensible,
libre de todo signo
y pueda volver a ser
lo que quiera.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada