sábado, 5 de septiembre de 2015

Vergüenza


Es vergonzoso
contemplar la muerte de los demás,
el triste espectáculo de los cadáveres
arrastrados a la orilla por el mar,
ahogados en las aguas de la desesperación.
Ahora viajan hacia nunca jamás
donde no podrán asomarse
a la riqueza fascinante que les llamaba.
Y no hay manera ya de pedirles perdón
por nuestro progreso
en el que creían
y por el que han muerto.

Desde los sillones de nuestras casas,
a salvo del hambre y la violencia
y bajo el nombre de noticias,
contemplamos el espectáculo cotidiano
de cadáveres ahogados
y atropellados en su frágil dignidad.

Siento vergüenza
de formar parte de una sociedad
capaz de producir estas imágenes,
de rechazar al prójimo,
de no darse cuenta
que todos somos extranjeros
en alguna parte.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada