martes, 25 de agosto de 2015

El orden natural


Más temprano que tarde seré polvo,
materia del olvido.
Pero no importa.
Está bien así.
Porque otras generaciones
perpetuarán la vida,
repetirán nuestros pesares
y nuestras alegrías,
se llenarán de plenitudes y fracasos,
risas y quejas,
odio y amor
bajo cualquiera de sus nombres.
La aceptación de la vida
es también
la aceptación de la muerte.
La noche y el día no combaten,
se renuevan en armonía.
Nacer y morir
es parte del orden natural.
Todo cumple su papel
desde el amanecer
hasta el anochecer.
Y la tierra es nuestro paraíso.
Agradece sus dones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada