martes, 18 de agosto de 2015

La vida falsa


Soy una vida falsa.
El miedo me ha engendrado.
Lo que he perdido,
ni se nombra.
Se acabó para siempre.
Ha muerto con lenta agonía.
No vale la pena
creer que pueda recobrarlo.
Perdí la batalla sin librarla.
Y es triste ver la alegría insolente
de los que se aman pese a todo.
Soy una vida falsa
encadenada a la moral.
Inútil el lamento.
Inútil la esperanza.
Sigamos adelante.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada