miércoles, 26 de agosto de 2015

Una idea original


Una idea original
no tiene miedo.
Nace con fuerza
y se pelea orgullosa
con todos los que la retan.
Una idea original
se siente invulnerable,
se afana como si le fuera la vida,
sin necesidad de aplauso ni recompensa.
Es capaz, a fuerza de paciencia,
de echar el mundo abajo
y reconstruirlo más brillante.
No conoce el desaliento,
vence los malos augurios
y las premoniciones de catástrofe,
ignora las advertencias,
se abre paso ante las dificultades
y no ceja hasta ver al fin
conseguido
aquello que nadie esperaba,
en lo que nadie creía.

Una idea original
no canta victoria.
Regresa al mundo de la imaginación
en actitud de perpetuo comienzo
que le permita descubrir
un nuevo invento.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada